Revista

 

 

Herman Frankel: “Poesía y Filosofía en Grecia”

Pag.452: Sobre la areté en las competiciones.

 

Si todos los valores, según su esencia, tienen la misma naturaleza, de la que participa cada uno de ellos (como dice Platón), también el valor humano, la areté o «virtud», es un todo unitario. Es cierto que Píndaro no dice esto expresamente, pero precisamente lo da por sentado; muchos de sus pensamientos se basan en el presupuesto de que las virtudes individualizadas no pueden separarse. Sólo así se puede entender el alto aprecio que Píndaro y sus contemporáneos concedieron a los vencedores en las competiciones de los juegos. No se trataba de una habilidad técnica especializada, sino de la persona que demostraba, de ese modo, su valor. Si alguien pone todo lo que puede ofrecer por un fin ideal puro,si sacrifica su tiempo y su dinero, si corre el riesgo de la derrota desgraciada, si se somete a severa disciplina en un largo entrenamiento, con los dolores, esfuerzos y privaciones consiguientes, y realiza el máximo esfuerzo en la prueba, y si la gracia de los dioses, sin la que no hay éxito, le concede el triunfo frente a los competidores, entonces, a los ojos de Píndaro ha dado pruebas convincentes de su areté. Y tales manifestaciones son necesarias, pues los valores en los que Píndaro cree no son nada abstracto y de otro mundo, sino que deben cumplirse y realizarse en la vida...

 

 

 

 

 

©2006 Club Deportivo Areté